Martes 02 de septiembre del 2014
TURÍSTICA Y MEDIO AMBIENTE
MEDIO AMBIENTE
RECURSOS NATURALES
ORDENAMIENTO TERRITORIAL
RIESGOS AMBIENTALES
CALIDAD AMBIENTAL
CENTRO DE EDUCACIÓN
CAMBIO CLIMÁTICO
PROGRAMAS Y PROYECTOS
DIFUSIÓN Y EDUCACIÓN
Martes 02 de septiembre del 2014
Act 31ºC
A+ | A- | Contraste       pdf

Manlio Roca:

“El Choré es un ‘espejo’ del daño causado en áreas protegidas y reservas forestales de Santa Cruz”

Las reservas forestales, parques nacionales y áreas protegidas han sido afectadas durante los últimos 5 años, por el incremento de los avasallamientos, deforestaciones, plantaciones de coca y explotación minera. Falta control del Gobierno central. La Gobernación continúa ejecutando políticas en defensa del medio ambiente y la biodiversidad.

Santa Cruz, 08 de junio.- “En todo el departamento existe, en mayor o menor grado, falta de control en áreas y reservas forestales por parte del gobierno central y todo esto se refleja en la degradación del medio ambiente”, afirmó Manlio Roca, secretario de Desarrollo Sostenible y Medio Ambiente del Gobierno Autónomo Departamental, quien tomó como ejemplo los daños causados en la reserva El Choré, los cuales, consideró que son “el espejo” de los daños que se están causando en las zonas boscosas del departamento.

Las zonas más afectadas son, además de El Choré, las reservas de Guarayos y Bajo Paraguá, los parques nacionales ANMI Amboró y Kaa-Iya del Gran Chaco, como también las áreas protegidas Valle Tucavaca y Laguna Concepción, que en los últimos 5 años, han sido las más afectadas con el considerable incremento de avasallamientos, deforestaciones, plantaciones de hoja de coca y con la explotación minera.

Respecto a este problema, Roca mencionó que la Gobernación genera reuniones, plataformas y encuentros para buscar una solución clara y definitiva a estos problemas, como parte de su política de defensa del medio ambiente.

Las reservas forestales, áreas protegidas departamentales y municipales e incluso parques nacionales sufren la constante deforestación, ampliación de la frontera agrícola y avasallamientos de colonos, quienes argumentan no tener tierras donde vivir y otros las usan simplemente para la actividad ilícita de la siembra de hoja de coca. “Estas amenazas que salen del común denominador, lamentablemente son amparadas por programas sociales del gobierno central, o tienen el respaldo de sectores gubernamentales. Las plantaciones de coca son un gran negocio, donde la deforestación y el uso de químicos tienen un impacto ambiental que afecta directamente a la biodiversidad”, indicó Roca.

Las áreas protegidas y las reservas forestales, tienen cualidades de protección distinta, es decir que no pueden ser deforestadas, ni puede haber chaqueos, porque encierran un gran valor de biodiversidad, lo que significa que son consideradas “santuarios ecológicos” para distintas especies de flora y fauna.

Las reservas forestales tienen la característica principal de explotación forestal, la misma que se realizan a través de planes de manejo, que tienen el objetivo de que exista una recolección de madera de forma sostenible. “Esto consiste en la cuadriculación de un área definida donde se identifican manchas boscosas de especies maderables para ser cortadas, y se van dejando otros árboles maduros que funcionan como fruteros para generar nuevos árboles de la misma especie”, explicó Roca.

Por otro lado, en lo que respecta a otras áreas protegidas del país, se están presentando amenazas letales como en el caso del Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure (Tipnis), o daños irreversibles como las que se están dando al interior del Área Natural de Manejo Integrado (ANMI) Apolobamba en la Paz, debido a la explotación minera. De la misma forma el Parque Nacional y AMNI Madidi y la Reserva de la Biósfera Pilón Lajas de La Paz, y el Parque Nacional y ANMI Serranía del Aguarague en Tarija, están siendo destruidos por la exploración y explotación de hidrocarburos.

El caso específico del Tipnis, ha generado una movilización indígena en defensa de este Parque Nacional, la cual ha recibido el respaldo de la mayoría de la ciudadanía. La marcha indígena en defensa del Tipnis, es considerada como la reivindicación de los pueblos del oriente boliviano y de las personas que viven en el lugar. “El Tipnis es un Parque Nacional que el gobierno pretende dividir en dos y vulnerar los derechos de la familias que viven en la zona”, enfatizó Roca al recordar también que la población no pide la anulación de la carretera, sino un trazo alternativo con el único objetivo de conservar un patrimonio natural del país.

Santa Cruz es el departamento más grande de Bolivia con una superficie de 370.621 kilómetros cuadrados equivalente al 33,74% del territorio nacional. Bolivia es considerado un país ‘megadiverso’ a nivel mundial en el cual, Santa Cruz cuenta con el 57% de las áreas protegidas, que contienen 13,5 millones de hectáreas distribuidas en cinco parques nacionales, siete áreas protegidas departamentales y 19 áreas protegidas municipales.

Se ha evidenciado plantaciones de Coca en El Choré y Amboró

La Reserva Forestal de El Choré y el Parque Nacional y Área Natural de Manejo Integrado (ANMI) Amboró, son casos donde la Gobernación verificó plantaciones ilegales de coca. Los daños causados en ambos fueron remitidos a la Autoridad de Bosques y Tierras (ABT),  al Servicio Nacional de Áreas Protegidas (Sernap), a la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico (Felcn), al viceministerio de Tierras y al Instituto Nacional de Reforma Agraria (INRA). “Todas las instancias del Estado y la opinión pública conocen estas denuncias por parte de la Gobernación, pero lamentamos que hasta la fecha las instancias correspondientes no realicen absolutamente nada contra estos ilícitos. Esto significa una ausencia total del Estado en la ejecución de políticas claras en defensa del medio ambiente”, aseguró Roca

La deforestación dentro de El Choré ocurre desde 1976. Hasta el momento se tienen registradas más de 60 mil hectáreas deforestadas y durante los últimos cinco años la tasa se incrementó a un ritmo impresionante, registrando de 10 mil a 15 mil ha. deforestadas por año.

De la misma forma se tiene un registro de más 7 mil familias asentadas ilegalmente a vista y paciencia de las autoridades nacionales. Inclusive, el secretario Manlio Roca, mencionó que la ABT no se anima a entrar a El Choré.

“Con los avasallamientos y las deforestaciones no sólo estamos perdiendo una riqueza, sino también los servicios ambientales de una región tan importante como El Choré, que beneficia a 29 municipios del norte cruceño, zona productiva por excelencia. Esto es preocupante y la Gobernación está realizando una política amigable con las familias asentadas para conseguir su reubicación en tierras fiscales con vocación agrícola y pecuaria sostenible”, argumentó Roca.

Al mismo tiempo, Roca aseguró que la situación del parque nacional Amboró es similar al de El Choré, donde el gobierno a través del Sernap no está realizando su papel para expulsar a las familias asentadas. “El año pasado fuimos testigos de avasallamientos, al descubrir que personas estaban realizando desmontes en el ‘corazón’ del parque con el objetivo de plantar hoja de coca”, manifestó el Secretario.

Avasallamientos en Reservas Forestales de Guarayos y Bajo Paraguá

De la misma forma, las reservas forestales Guarayos y Bajo Paraguá están siendo desmontadas y avasalladas por los asentamientos humanos. El año 2011 se registraron 500 ha deforestadas en el Bajo Paraguá cerca de la Tierra Comunitaria de Origen (TCO) de la Central Indígena del Bajo Paraguá (CIBAPA) y del parque Noel Kempff Mercado. Las familias asentadas vienen de los Andes y de los valles altos.

Explotación minera en el Valle de Tucavaca

En lo respecta al Área Protegida Municipal Reserva de Vida Silvestre del “Valle de Tucabaca”, en el año 2011 se registró un avasallamiento de colonos del interior del país, que intentaron ocupar un área de aproximadamente 15.000 ha. El inicio de la actividad ilegal provocó la reacción de la población en su conjunto, tanto de Roboré y Santiago de Chiquitos, que realizaron bloqueos de caminos y vías férreas, impidiendo que se consoliden los avasallamientos.

Actualmente, esta misma área, que aparte de brindar bellezas escénicas sin comparación, garantiza la provisión de agua dulce para las poblaciones de Santiago, Roboré y más de 15 comunidades de la zona, se encuentra nuevamente amenazada por las empresas Sidereste y Montecarlo S.A. que tienen la intención de realizar explotaciones mineras (hierro). Ambas empresas argumentan tener la licencia ambiental otorgada por el gobierno central y contrato con la Comibol respectivamente. “La minería a cielo abierto y en especial con yacimientos de hierro, es una actividad que tiene un gran impacto ambiental que destruiría no sólo las bellezas escénicas, sino que alteraría y contaminaría los cuerpos de agua con las consecuencias negativas para los pobladores del lugar”, aseguró Roca.

Crecimiento de la frontera agrícola afecta al Kaa-Iya del Gran Chaco y Laguna Concepción

Otras de las causas más frecuentes que amenazan las grandes manchas boscosas del departamento cruceño, es el crecimiento de la frontera agrícola. Este tipo de actividad afecta y pone mucha presión en el Área Protegida Laguna Concepción, que se encuentra en los municipios de Pailón y San Jose de Chiquitos. También afecta al Parque Nacional Kaa–Iya del Gran Chaco, que es el más grande del departamento con 3.4 millones de ha. Este parque ha registrado bastante presión en la parte norte debido a la deforestación que pone en peligro la biodiversidad y la riqueza de esta zona.

Horario de atención: lunes a viernes de 8:00 a 12:00-14:30 a 18:30 Telf 3636001
Av. Omar Chávez Ortíz Esq. Pozo. NIT 176634026
2014 © Gobierno Autónomo Departamental de Santa Cruz. Todos los derechos reservados | Condiciones de uso y Políticas de Privacidad