Sábado 21 de septiembre del 2019
CULTURA
CULTURA
FESTIVALES
JUEGOS POPULARES
PATRIMONIOS CULTURALES
ARQUEOLOGÍA
MUSEOS
Sábado 21 de septiembre del 2019
Act ºC
A+ | A- | Contraste       pdf

Ruinas arqueológicas en el departamento de Santa Cruz

RUINAS ARQUEOLÓGICAS “EL FUERTE” EN SAMAIPATA.

Monumento Nacional (1951) y Patrimonio Cultural de la Humanidad (1998).

El Fuerte es identificado, como un complejo ceremonial y administrativo de excepcional valor universal, y se erige como el prototipo de arquitectura y arte rupestre preincaico emplazado en la región de los Valles Cruceños del departamento de Santa Cruz – Bolivia.

 

Este emblemático monumento arqueológico se encuentra ubicado en Samaipata capital de la
provincia Florida del departamento de Santa Cruz – Bolivia, a 120 kilómetros de
distancia de la ciudad capital. Es considerada la piedra tallada más grande del
mundo.

 

Limita al Norte con
la provincia Ichilo, al Sur con la provincia de Vallegrande y Cordillera, al Este
con la provincia Andrés Ibáñez, al Oeste con la provincia Manuel María
Caballero.

 

La temperatura mediaoscila entre los 18º a 20º, con un máximo 25º, muy agradable por ser un clima
templado.

 

Altitud. La ciudad de
Samaipata se encuentra a 1640 m.s.n.m. y el sitio arqueológico tiene una
altitud de 1950 m.s.n.m.

 

Dimensiones y figuras. El epicentro de este antiguo complejo, lo constituye una enorme roca
esculpida (arenisca rojiza de 220 x 60 mts.) con variedad de animales y formas
geométricas, hornacinas, canales, recipientes, llenos de significados mágico
religiosos, y ejecutados con gran maestría y dominio del material pétreo;
constituye, una de las “obras hidráulicas” precolombinas mas colosales del
mundo. Esta obra del hombre debió requerir la presencia de muchos
especialistas, no sólo por el tallado, sino por los conocimientos de ingeniería
magistralmente plasmados.

 

Cultura.

Habla de un uso ceremonial
intenso, de culto a los animales que fueron sagrados y simbolizan deidades, de
ritos purificatorios y de fertilidad, de un posible calendario astronómico que
expresa la cosmovisión de la gente que lo realizó.

 

Debido a su ubicación
privilegiada, con seguridad Samaipata fue en primera instancia Centro
Ceremonial de pueblos locales y amazónicos, como los Arawak-Chané de los llanos
de Grigotá, de tránsito por los aguerridos Guaraní, posteriormente, territorio
de contacto con el imperio Inca, y por último, en la colonia, tambo y fuerte
español, esto para garantizar la ruta de unión desde Asunción del Paraguay
hasta Lima-Perú. Por todo lo expuesto, Samaipata fue y será, “el lugar del
encuentro”

 

Turismo.

Considerando que las Ruinas del Fuertefue en su momento un lugar de encuentro de culturas Guraní y Quechua, es que a
iniciativa del CIAS (Centro de Investigaciones Arqueológicas de
Samaipata)
y con el apoyo del
Gobierno Departamental Autónomo, a través de la Dirección de Turismo y
Cultura Productiva, cada 20 y 21 de junio se organiza la Vigilia y
Cermonia al Lucero Guaraní del Amanecer
, en presencia de la comunidad Guaraní; en la misma fecha la comunidad
quechua hace lo propio celebrando el Solsticio de Invierno. Dicha actividades,
además de tener como objetivo la integración y el reencuentro de culturas,
tiene la finalidad promocionar y proyectar una imagen al Turismo de esta
localidad.

 

Cada año, la participación del público
espectador es masiva, con la presencia de turistas extranjeros, nacionales y
locales.

 

Vigilia y Cermonia al Lucero Guaraní del
Amanecer.

asitata Guasu
Köe Mbiya (Kóe Jerua)
según los Guaraní Isoceños, es la “estrella” que brilla más en una época
del año, sobre todo desde el mes de junio hasta agosto. Época en la que
intermedia entre madrugada y la salida del sol (4:30 a 5:30 a.m.). Hay años en
que sencillamente no aparece por razones climatológicas que llena el cielo a
esas horas de la madrugada. Es cuando los Isoceños entienden que no va a ser
buen año y que habrá plagas para las plantas de cultivo, para los humanos y
animales. Empero cuando su primera aparición lo hace con un brillo intenso,
hasta pareciera una bola de fuego en llamas y no se ve ni una sola mancha de
nubes sobre el cielo es que Köe Mbiya, trae buenas noticias; el año será bueno,
no habrá enfermedades y se puede sembrar el maíz de socorro Paye reta y los
Arakuá Iya, tienen que realizar veladas unos días antes de tal aparición en el
naciente. Con su brillo blanco, limpio y en llama, invita a levantarse para el
trabajo. Los Ataregua (Cazadores) emprenderán hacia lugares de cacería, con
optimismo y esperanza de que la naturaleza le otorgue algún beneficio. Los
Iviregua (Agricultores) tormaránsu Sipe
y su yivapa (pala y su azadón) ya preparadas y afiladas al inicio de la noche
anterior, bajo la tibia luz que brinda el lucero se encaminarán por la senda
hacia el lugar de trabajo, confiado en el mensaje del Köe Mbiya. Las mujeres,
tomarán sus Iru o Ñambii se dirigirán con pasos firmes hacia el pauro para
recoger el agua de la madrugada bendecida por el lucero de la mañana. Los paye
y los Arakuá Iya, se sienten felices porque han podido descifrar el mensaje,
después de algunas prolongadas esperas madrugadoras veladas con versos,
canciones y ceremoniosos al fin tuvo su fruto.

 

La veneración al “Lucero del Alba” se refleja
en los cantos culticos del “Ayarice” (Ritual de agradecimiento o de
iniciación). Es muy importante el equilibrio entre el cosmos, la tierra, la
naturaleza y los hombres. Solo se consigue con el respeto que se debe tener a
cada ser viviente de este planeta. La vida no está de más, todos tienen que
vivir sin dañar a ninguna vida en la tierra. La hormiga es tan importante como
el propio hombre o la Vía Láctea. El sol es tan igual que el Curucusi.

 

Visitas
realizadas por investigadores y estudiosos:

 

“Samaipata durante siglos ha sido meta de viajeros y estudiosos de todas
partes del mundo, y a todos ha impresionado por su belleza, su misterio y su
increíble relación con el entorno natural. Es solo en los últimos 30 años que
el sitio arqueológico es estudiado científicamente, y comienza a dar luces no sólo
sobre su origen y su función, sino en particular sobre el rol que Samaipata,
comoparte de las primeras estribaciones
de la cordillera oriental, haasumido
como articuladora e integradora de las principales macro regiones de
Sudamérica: la Llanura Amazónica,el
gran Chaco y el Ande”.

 

En 1795 el naturalista bohemio Tadeo Haenke, visitó las
ruinas y dejó sus observaciones en un diario todavía no transcrito ni
publicado.

 

El famoso naturalista Francés Alcides D` Orbigny estuvo
en Samaipata entre los años 1830-1832, oportunidad en que levantó un plano esquemático
interpretando que la roca esculpida fue un lavadero de oro, versión que fue
descartada.

 

En octubre de 1908 el barón sueco Erland Nordenls Kiold
visito El Fuerte, realizó una breve descripción de la roca y adjuntó algunas
fotografías.

 

Leo Pucher los 1930-1940 visito El Fuerte, realizó un
plano esquemático y en su publicación describe al cerro como a un templo animístico
y tote místico de la época Pre Incaica.

 

El científico Alemán Hernán Trimbor (Universidad de
Bonn), visitó Samaipata 1955-1960 y deja una descripción muy detallada.

 

Durante el curso del año 1973 el Instituto Nacional de Arqueología
(INAR), con cede en La Paz, realizó el cercado
perimetral del sitio con alambre de púa y el camino de acceso a las ruinas.

 

El sitio, fue objeto de excavaciones a cargo de los
investigadores Gregorio Codero Miranda, Jorge Arellano López y con la
participación de Omar Claure como inspector.

 

El 11 de Enero de 1974 gracias a las gestiones del director
del INAR Carlos Ponce Sanjinés y la participación activa de autoridades
locales, departamentales, nacionales; además del Arqueólogo Omar Claure, se
crea el Centro de Investigación Arqueológica en Samaipata (CIAS), sentándose
las bases para futuras investigaciones y proyectos.Este mismo año se realizan excavaciones
técnicas científicos en la zona habitacional al sur de la roca a cargo del
investigador Félix Tapia Pineda.

 

El año de 1980 con aportes de la autarquía Cruceña
CORDECRUZ se realiza el trabajo del cercado con malla olímpica de toda la
poligonal del sitio arqueológico con una extensión de 20 estarías y la
construcción de una vivienda para los guarda ruinas.

 

En 1992 se hace en presentes a sugerencia por entonces
director del CIAS Omar Claure C. una misión Arqueológica Alemana (Universidad
de Bonn) a cargo de Albert Meyeres que conforman el Protexto de Investigación
Arqueológica en Samaipata (PIAS).

 

El año de 1998 la Organización para la Educación la
Ciencia y la Cultura de las Naciones Unidas (UNESCO), en Kioto – Japón, después
de dos días de revisión y análisis, procedió a la declaratoria de Patrimonio
Cultural de la Humanidad a “El Fuerte” de Samaipata.

 

Dos criterios rigieron esta discusión: 1.-La roca
esculpida de Samaipata constituye la característica ceremonial dominante de un
establecimiento urbano que representa el apogeo de este tipo de centros
religiosos pre hispánicos.2.-Samaipata
“El Fuerte” constituye un testimonio excepcional único de la existencia de una
cultura rica en tradiciones religiosas altamente elaboradas, y lustrada de
manera espectacular bajo la forma de inmensas estructuras rupestres la
zona;entonces no sólo es la zona
esculpida, si no también la ciudadela y el entorno habitacional que conforma el
lugar arqueológico. Este expediente para la declaratoria fue elaborado por un
equipo de profesionales.

 

Historia.

Gracias a las crónicas de la “RELACION CIERTA” escrita
por el padre Diego Felipe de Alkaya de 1595 o en 1605, que nos trasmite la
tradición local recogida por su padre en tiempos después 1560, se pueden
evidenciar algunos datos:

 

Según ésto, el Inka Wayna Kapak (aprox. 1493-1525), mandó
a un pariente suyo llamado Wankané a la conquista de los territorios que hoy
conforman los valles cruceños y las llanuras de Grigotá. Este Inka llegando a
las tierras de dominio de los chanés, población que estaba asentada en estos
valles, con su cacique principal llamado Grigotá, entabla relación y apoyados
por los originarios chanés se asientan junto a ellos en lo que hoy se conoce
con el nombre popular de Fuerte de Samaipata, sitio de origen chané.

 

Por los años 1520 ó 1522 cuando los europeos, habían
invadido tierras sudamericanas, unos grupos guaraní encabezados por el
aventurero portugués Alejo García irrumpen en Samaipata (monumento
arqueológico), atraídos desde el Paraguay por la codicia de saquear la montaña
de oro, mataron a todos los varones, pasando luego al resto de las poblaciones
donde victimaron a sus principales representantes.

 

Grigotá junto
o parte de su ejército Chané logró es
capar, reunió a sus hombres y atacó a
los invasores infringiéndoles serias derrotas. Los perdedores de estas batallas
fueron llevados como prisioneros, a los guaraní al Cuzco, allá, según Alkaya,
los sacrifico desnudos a las heladas cumbres que dominan la región y los
bautizo con el nombre de “CHIRIGUANOS” provenientes de las voces quechuas,
chiri = frío, wuañuska = muerto, es decir muerto de frío.

 

Gracias a los resultados obtenidos, a través de las
investigaciones arqueológicas llevadas acabo hasta ahora, tenemos una imagen más
clara de los procesos de asentamiento humanos en el área del sitio.

 

Según el cronista Sarmiento de Gamboa (1572), la región
de los valles orientales ya fue invadida en la segunda mitad del siglo XV.

 

Esto quiere decir que ya existió un asentamiento de
pueblo de origen amazónico, antes de la llegada del incario. Sin embargo no se
puede negar la presencia de la cultura Inka, por que los edificios como la
Kallanka y los sitios con hornacinas se perciben la impronta arquitectónica que
caracteriza al período Inka.

 

Durante las temporadas las excavaciones científicas en
las viviendas o casas Incas tardías se encontraron con cierta regularidad dos
pisos de ocupación mostrando huellas de fuertes quemaduras, las cuales corresponden
a dos invasiones desastrosas por parte de los chiriguanos y los españoles.

 

Pero la historia del sitio arqueológico “El Fuerte”,
llega más allá de los tiempos, inmediatamente a la pre o post–conquista.

 

Ya anteriores autores sugirieron su origen pre incaico de
la misma roca, lo cual es posible dado el echo de que al menos dos casos se
pueden observar claramente con superposiciones de estructuras arquitectónicas.
Sin embargo sólo por combinación de métodos diferentes se llega a conclusiones
fiables.

 

Uno de estos es el estudio estilístico comparativo con
fenómenos parecidos de otras regiones cosas que es posible porque ahora se
dispone de un plano exacto de la roca esculpida. Por tanto se puede decir que
los incas se apoderaron y remodelaron este lugar sagrado (templo) superponiendo
su propio patrón religioso por ejemplo los nichos-hornacinas construidos en los
flancos del norte y del sur.

 

Otra evidencia más clara de poblamiento anterior a los Incas salió de las excavaciones, tanto
en las inmediaciones de la roca como en la parte Sur del valle. Bajo de las
edificaciones de piedra, aparecieron las huellas de hueco de poste de casas de
diferentes tamaños construidas en material orgánico.

 

Estas evidencias y la cerámica encontrada en asociación
con ellos, por su manufactura y su decoración, muestran afiliación con sitios
de la Amazonía, tierras bajas y llanos del Grigotá; por el momento se los puede
claramente identificar con la cultura Chané, u otros grupos étnicos de la
región.Ya se puede asumir una evidente
relación cultural de todo el complejo tanto ceremonial religioso como
habitacional con el oriente de Bolivia. Lo mismo ocurre con la cerámica gruesa
corrugada con decoración insisa que se relaciona con el ambiente cultural de la
Chiquitania, el Chaco, precisamente con los Chiriguanos.

 

Mejor definidos ya están los elementos relacionados con
el estilo cerámico denominado “Mojocoya” que esta datado dentro del primer
milenio después de Cristo, antes y/o parcialmente coetáneo con Tiwuanaku. La
cerámica Mojocoya se origina en las tierras bajas del oriente Boliviano.

 

La llegada de los españoles a este sitio no esta todavía
datada con certeza, pero sí documentada por una casa con patio pegada al lado
Sur de la roca. Esta ha sido excavada y consolidada; certificando el motivo por
lo que los españoles se asentaron en el sitio fronterizo.Es a partir de este acontecimiento que el
sitio arqueológico se lo denomina con el nombre de El Fuerte de Samaipata.

 

La Kallanka.

 

A partir del 2003 se pone en marcha un programa
sistemático de excavaciones arqueológicas, cuyas investigaciones a cargo de
Richard Alcázar, en un sector puntual denominado la Kallanka, culminan con la
puesta en valor de los diferentes sectores del sitio, revalorizando este
patrimonio cultural, el cual es considerado el edificio arquitectónico más
grande de El Fuerte y por ende el segundo más grande de Bolivia.

 

Aun existen muchos
misterios en el sitio que develar que sólo saldrán a la luz a través de
investigaciones arqueológicas científicas futuras.

 

Fuentes de información:

Arqueólogo, Omar Claure Callaó

Centro de Investigaciones
Arqueológicas de Samaipata

Atención en horario continuo: lunes a viernes de 8:00 a 16:00 Telf 3636001
Av. Omar Chávez Ortíz Esq. Pozo. NIT 176634026
2019 © Gobierno Autónomo Departamental de Santa Cruz. Todos los derechos reservados | Condiciones de uso y Políticas de Privacidad