Sábado 15 de diciembre del 2018
TURÍSTICA Y MEDIO AMBIENTE
MEDIO AMBIENTE
RECURSOS NATURALES
BOSQUES
TPFP, TIERRAS DE PRODUCCIÓN FORESTAL PERMANENTE
RESERVAS FORESTALES
AFRM, ÁREAS FORESTALES DE RESERVAS MUNICIPALES
CONCESIONES FORESTALES
DIFUSIÓN Y EDUCACIÓN
Sábado 15 de diciembre del 2018
Act ºC
A+ | A- | Contraste       pdf

LOS BOSQUE EN EL DEPARTAMENTO DE SANTA CRUZ

  1. INTRODUCCIÓN

El Departamento de Santa Cruz tiene 370.621 km2  de superficie, de la cual aproximadamente el 48% (16.364.793 ha) está cubierta de bosques, de este modo, Santa Cruz es el departamento con mayor cobertura forestal, que se distribuyen en tres grandes regiones: bosques tropicales, subtropicales y bosque seco. En las primeras dos regiones se encuentran parte de las Tierras de Producción Forestal Permanente (TPFP) y las Áreas de Reservas Forestales Municipales, en regiones como la Gran Chiquitania, región del Chaco y Valles Mesotérmicos.

Santa Cruz es el mayor productor forestal del país, especialmente por la calidad y productividad de sus bosques. Este aprovechamiento forestal en la gestión 2004 ha generado por concepto de exportaciones de productos forestales 120 millones de dólares americanos, estas divisan han sido generadas, extrayendo solamente un promedio de 2,5 m³ de trozas por hectárea, siendo que el promedio de la oferta maderable de nuestros bosques puede alcanzar los 15 m³/r, sin poner en peligro la sostenibilidad de los mismos.

 

De acuerdo a la información de la Superintendencia Forestal, la superficie con planes de manejo aprobados cada año, se incrementa. El año 2000 se tenía 6.463.382 ha, el año 2001 6.582.443 ha, el año 2003 8.025.888 ha y el año 2004 8.560.708 ha. Así mismo durante el año 2006 se han sobrepasado los dos millones de hectáreas certificadas internacionalmente bajo el sistema del Forest Stewardship Council (FSC), como un reconocimiento al buen manejo de los bosques, hito que nos coloca en el primer lugar a nivel mundial en certificación de bosques tropicales.

 

A pesar de ello y lamentablemente, estas áreas forestales han venido sufriendo presión de asentamientos humanos con fines agropecuarios. El caso más crítico se da en la región de la Gran Chiquitania y también en áreas de los Valles Mesotérmicos, así como en las Áreas de Reserva Forestal Municipales, donde gran parte del área está invadida por grupos sociales que reclaman al Estado un terreno para cultivar.

El termino Biodiversidad o Diversidad Biológica, se refiere a la variedad de formas de vida existentes en la Tierra y trata  del conjunto de todos los microorganismos, hongos, plantas y animales, agrupados en tres niveles distintos: diversidad genética (dentro de cada especie); diversidad de especies y diversidad de los ecosistemas (variedad de sistemas ecológicos diferentes).

Datos de inventariación sobre la Biodiversidad existentes en el país, dan cuenta de la existencia de 14.000 especies de plantas nativas, sin incluir algas y líquenes; entretanto, se estima que este número sea superior a las 20.000 especies. 

Hasta el momento, ya fueron determinadas: 850 especies de musgos, 750 de hepáticas, 1.500 de líquenes, 1.700 de helechos y afines, 23 de gimnospermas y aproximadamente  17.000  de angiospermas.

En cuanto a fauna se refiere, para Bolivia se mencionan cifras arriba de las 2.700 especies, entre las cuales 600 son de peces, 186 de anfibios, 260 de reptiles, 1.400 de aves  y  325 de mamíferos,

 

El control de uso de estos recursos naturales en el Departamento de Santa Cruz, se desarrolla en base a una política concreta tendiente a conservar la diversidad biológica. Por otra parte, se orienta a usar de manera sustentable los recursos naturales, manteniendo la diversidad de la fauna y flora silvestre, en niveles tales que permitan la continuidad de los procesos ecológicos y evolutivos.

Descripción del potencial y regiones productoras forestales

Potencial Forestal

Uno de los departamentos del país con mejor y mayor cobertura vegetal boscosa en los suelos, es el departamento de Santa Cruz. De allí su amplio potencial forestal en sus diferentes subregiones y provincias.

Existen seis categorías de potencial forestal distribuidas en una superficie aproximada de 36.159.652 has, de las cuales un 22% representa el potencial forestal bajo, un 19% al potencial forestal regular, un 16% potencial forestal alto, un 15% sin potencial forestal, un 14% potencial forestal limitado y en menor porcentaje, con el 13% el potencial forestal muy alto.

 

¿Tierras de Producción ForestalPermanente?

El Artículo 15 de la Ley Forestal 1700, define como tierras de producción forestal permanente aquellas que por sus características poseen dicha capacidad actual  o potencial de uso mayor, sean fiscales o privadas. Los bosques del Departamento de Santa Cruz ocupan un área de 26.094.592 Ha., de las cuales están clasificadas como tierras de Producción Forestal Permanente 16.834.780 Has, se estima que potencialmente de 10 a 12 millones de hectáreas podrían ser aprovechadas con fines forestales productivos, descontando las áreas protegidas y tierras forestales que han sido ilegalmente desmontadas. Actualmente 3.276.058 Ha. están bajo un Plan General de Manejo Forestal.

 

Las TPFP por sub regiones en el Departamento abarcan las siguientes superficies:

TPFP  Sub-región Central y Norte Integrado

La tierra de producción forestal permanente (TPFP) en la Sub-Región Central y Norte Integrado abarca aproximadamente 1.232.250 has, equivalente al 8% del total de las TPFP departamental.

TPFP  Sub-Región Chaco

La tierra de producción forestal permanente (TPFP) en la Sub-Región Chaco abarca aproximadamente 770.156,25 has, equivalente al 5% del total de las TPF departamental

TPFP  Sub-Región Chiquitania

La tierra de producción forestal permanente (TPFP) en la Sub-Región Chiquitania, abarca aproximadamente 10.628.156 .30 has, equivalente al 69% del total de las TPFP departamental.

 

TPFP Sub-Región Valles

La tierra de producción forestal permanente (TPFP) en la Sub-Región Valles abarca 770156,25 has, equivalente al 5% del total de las TPFP departamental.

TPFP  Sub-región Pantanal

La tierra de producción forestal permanente (TPFP) en la Sub-Región abarca aproximadamente 1.848.375 has, equivalente al 12% del total de las TPFP departamental.

 

Regiones productoras forestales

El departamento de Santa Cruz, cuenta con cinco regiones productoras forestales  con diferentes características en cuanto a su potencial forestal y su uso actual,  dichas regiones son:

 

  1.  

CARACTERÍSTICAS DE LAS REGIONES PRODUCTORAS

 

 

 

 

Región

Productora

 

 

Descripción del Bosque

Uso del Bosque

Efectos

El Chore

 

Región Amazónica (Bosque perennifolio ombrófilo de baja altitud, inundable)

Aprovechamiento selectivo de principales especies forestales (mara, cedro y ocho), intensa explotación de especies de la fauna silvestre y producción agropecuaria en áreas no aptas.

Desequilibrio biológico debido a la disminución y desaparición de algunas especies de peces de los ríos de la zona y el aumento de la población de zorros, deterioro de la fertilidad de suelos, desaparición de los bosques de alto valor ecológico, cambio climático, variación del periodo de lluvias y aumento de la temperatura.

 

 

 

 

 

Bajo

Paragua

 

Región amazónica (Bosque húmedo subtropical y bosque seco subtropical,  perennifolio, ombrófilo de baja altitud, NO inundable.

Actividades económicas de tipo extractivo temporal, (en un principio con la extracción de la goma, cacería de saurios y felinos, captura de aves, cacería para pieles y actualmente con la explotación de madera con fines comerciales).

Disminución o desaparición de especies de la fauna silvestre, incendios forestales, pérdida de cobertura boscosa.

 

Chiquitanía

 

Región Chiquitana (Bosque denso o ralo mesofítico o tropótifo de baja altura)

Actividad forestal, ganadera y la agricultura de subsistencia.

Deterioro de la fertilidad de los suelos y pérdida de los nutrientes contenidos en las plantas provocando la muerte de peces y enfermedades diarreicas a los comunarios de zonas bajas.

 

 

Guarayos

 

Región Amazónica (Bosque perennifolio ombrófilo de baja altitud, inundable)

Existen 2 importantes reservas una de producción forestal y la otra de vida silvestre

 

 

 

Tucumano-

Boliviana

 

 

Región Chaqueña (Bosques húmedo montañoso Bajo Sub-tropical, húmedo, suelos rocosos poco profundos.

Presenta algunas especies forestales y frutales

 

Fuente: Datos de la Superintendencia Forestal

 

 

 

 

 

 

Potencial Forestal de las Regiones Productoras

Los valores calculados por la Superintendencia Forestal en cada una de las regiones productoras forestales de Santa Cruz se muestran en el siguiente cuadro, en total estas regiones abarcan un total de 19 municipios.

POTENCIAL FORESTAL POR REGIONES PRODUCTORAS

Fuente: SFB – Superintendencia Forestal de Bolivia, Diagnóstico Forestal Departamental elaborado por la unidad forestal del Departamento

Del cuadro anterior resulta que se dispone potencialmente de 314 millones de m3 y la capacidad de producción sostenida de madera sería teóricamente de 15.4 millones de m3/año. De los 15.40 millones de has. de TPFP solamente 3.08 millones de has (20%) tienen concesiones forestales otorgadas por la Superintendencia Forestal.Los municipios que pertenecen a dos regiones productoras solo han sido cuantificadas donde tienen mayor participación.

 Choré

En los inventarios se registraron 231 especies, de las cuales 158 clasifican como especies escasas y 73 como especies frecuentes, las primeras suman en conjunto una abundancia promedio de 7.38 arb/ha, constituyendo solo el 6.2% de la abundancia total, la segunda presenta una abundancia promedio de 111.89 arb/ha., alcanzando el 93.8% de la abundancia total aunque este grupo constituye menos de un tercio del número total de especies de la región.

Las especies principales más abundantes son el ochoó (Hura crepitans), verdolago (Terminalia spp.), bibosi (Ficus spp.) y jorori (Swartzia jorori); solo estas cuatro especies suman 21.9% de la abundancia total. El restante lo conforman las especies de almendrillo, cedro y mara (especies valiosas intensamente aprovechadas), coquino, curupau, guayabochi, isiri, palo maria, plumero, sangre, toro, serebo, sirari, tajibo, trompillo, verdolago y yesquero.

Los valores aprovechables de los bosques del Choré indican que es posible aprovechar alrededor del 11 % la abundancia total, 34 % del área basal total y 38 % del volumen total, sin considerar otras restricciones de tipo legal y silvicultural que se incorporen al aprovechamiento.

Otras especies interesantes por sus abundancias son: mururé (Clarisia biflora), coloradillo (Sloanea rufa) y negrillo (Nectandra sp.) del grupo comercial 3; el ojoso (Celtis schippii) y tachori (Poulsenia armata) en el grupo 4; leche leche (Sapium marmierii) e isigo (Protium heptaphyllum) en el grupo 5; pacay (Inga heterophylla) y ambaibo (Cecropia concolor) en el grupo 6.

Esta región presenta importantes contingentes de colonizadores y al igual que Guarayos está sujeta a una alta presión para conversión del bosque a usos agrícolas y pecuarios. La zona presenta bajo potencial maderable de las especies muy valiosas, mientras que destaca notoriamente un alto volumen aprovechable concentrado en especies del grupo comercial 2. También se puede destacar volúmenes individuales cercanos a 3 m³/árbol, además de su cercanía y buena accesibilidad en relación a los más importantes mercados del país.

Bajo Paragua

En esta región se registraron un total de 240 especies, de éstas el 70.4% (169 especies) son especies escasas que en valores de abundancia solo alcanzan a sumar 6.89 arb/ha (8.16%) de la abundancia total de los bosques de la región y aproximadamente un tercio (71 especies) de todas las registradas son especies frecuentes, grupo que alcanza a constituir el 91.8% de la abundancia total.

De las 71 especies frecuentes 19 clasifican como especies principales, entre ellas especies muy valiosas como la mara (Swietenia macrophylla), cedro (Cedrela fissilis) y roble (Amburana cearensis) que registran pocos individuos mayores al DMC y por tanto un bajo volumen respecto al total aprovechable. Las especies restantes son; almendrillo, bibosi, cambará, canelón, coquino, guayabochi, jichituriqui, maní, paquió, picana, negra, serebó, tajibo, tarara, trompillo, verdolago, yesquero.

Entre las 19 especies principales, destacan por su abundancia el cambará (Vochysia haenkeana) y el canelón (Aniba guianensis) las que cubren un 6 % de la abundancia total.

Otras especies interesantes por su abundancia, pero de grupos comerciales de menor valor comercial son: mururé (Brosimun acutifolium), coloradillo (Physocalymma scaberrimum) y cari cari (Acacia bonariensis) en el grupo comercial 3; en el grupo 4 el ojoso (Celtis schippii, Pseudolmedia laevis, Ruizodendron ovale), piraquina (Xylopia calophylla), cusé (Casearia gossyosperma); en el grupo 5 el ambaibauva (Pourouma sp.), leche leche (Sapium haematospermun) y en el grupo 6 el ambaibo (Cecropia concolor) y pacay (Inga edulis).

Aunque la región del Bajo Paraguá no alcanza abundancias o volúmenes promedio notables, sus bosques tienen un alto número de especies frecuentes con presencia aún importante de especies de alto valor comercial y árboles con un volumen individual promedio mayor a 3 m³/árbol aprovechable.

También es notable la variación de los valores promedios de un sitio a otro. Su accesibilidad está limitada por la gran distancia que existe en relación a los principales centros de consumo y la infraestructura caminera deficiente.

Chiquitanía

De 246 especies registradas en los inventarios forestales correspondientes a la Chiquitanía, 210 especies son escasas y 36 especies son abundantes.

De las 36 especies frecuentes, solo 14 corresponden a los grupos comerciales 1 y 2 por lo tanto, éstas constituyen las especies principales en la Chiquitanía (57,62 arb/ha). Entre las 14 especies principales destacan el curupaú (Anadenanthera colubrina) y momoqui (Caesalpinia pluviosa) que juntas constituyen el 22.9 % (25,18 árb/ha) de la abundancia total en la Chiquitanía y cerca de la mitad de la abundancia de las especies principales. Las otras son ajunau, cedro, cuchi, jichituriqui, mani, morado, roble, sirari, soto, tajibo, tarara, verdolago.

Cabe resaltar que especies muy valiosas que han sido intensamente aprovechadas, como el morado (Machaerium scleroxylon), roble (Amburana cearensis) y cedro (Cedrela fissilis) califican como especies principales registrando individuos aprovechables en las clases diamétricas superiores al DMC.

Otras especies interesantes por su abundancia en el grupo comercial 3 son el cari cari (Acacia bonariensis) y ajo (Gallesia integrifolia). En el grupo 5 destacan cuta (Phyllostylon rhamnoides), toborochi (Chorisia speciosa) y pequi (Pseudobombax sp.).

En síntesis la región Chiquitana presenta un notable potencial maderable considerando que gran parte de su abundancia, área basal y volumen están concentrados alrededor de 15 especies que actualmente tienen valor en el mercado. Otras características de los bosques de la región son la alta variabilidad del potencial de un sitio a otro, una alta abundancia concentrada en pocas especies y volúmenes bajos por individuo aprovechable (promedio de 0.8 m³/árbol), debiendo tomar en cuenta estos aspectos distintivos de los bosques Chiquitanos en el manejo forestal, transformación y comercialización de sus productos.

Guarayos

De 281 especies registradas en los inventarios forestales en Guarayos, 220 especies han sido clasificadas como especies escasas que constituyen apenas el 9.6% (7.44 arb/ha) de la abundancia total (77.79 arb/ha), siendo parte de este grupo las especies comercialmente muy valiosas como el morado (Machaerium scleroxylon), picana negra (Cordia alliodora), cedro (Cedrela fissilis) y roble (Amburana cearensis). Los inventarios muestran que picana, roble, cedro y morado presentan árboles maduros en muy baja proporción.

De las 61 especies frecuentes, solo 22 especies califican como especies principales. Estas constituyen el 37.7% (29.34 arb/ha) de la abundancia total incluyendo la especie mara (Swietenia macrophylla) que muestra individuos mayores al DMC pero en muy baja proporción. El ochoó (Hura crepitans) y el verdolago (Terminalia amazonica) constituyen las especies principales más abundantes alcanzando el 11.32% (8.81 arb/ha) de la abundancia total de Guarayos. El resto la constituyen las especies: ajunau, amarillo, bibosi, canelón, coquino, curupau, guayabochi, jichituriqui, jorori, mani, mara, momoqui, palo maria, paquio, serebo, sirari, tajibo, tarara, trompillo, verdolago.


Otras especies de menor valor comercial pero interesantes por su abundancia en Guarayos son: el blanquillo (Ampelocera ruizii) y ajo (Gallesia integrifolia) en el grupo comercial 3; gabetillo (Aspidosperma sp.) y ojoso (Pseudolmedia sp.) en el grupo 4; sahuinto (Myrcianthes sp.) y toborochi (Chorisia speciosa) en el grupo 5; pacay (Inga nobilis) en el grupo 6.

 Los bosques de Guarayos ofrecen la oportunidad de aprovechar el 13% de la abundancia total, 36% del área basal total y 41 % del volumen total, sin considerar restricciones adicionales al DMC, de orden legal o silvicultural, a ser incorporadas en el aprovechamiento.

 Esta región, la más cercana y accesible a la ciudad de Santa Cruz, soporta una alta presión de cambio de uso de la tierra mediante desmontes manuales y mecanizados originados en asentamientos humanos y desarrollo agroindustrial. Pero aún mantiene un interesante potencial maderable concentrado en un número considerable de especies valiosas y poco valiosas. Esta zona ha sufrido severos incendios forestales que afectaron gran parte de los bosques existentes. Destaca la escasez de especies muy valiosas y también los volúmenes aprovechables por individuo cercanos a los 2 m³/árbol.

Selva Tucumano-Boliviana

En esta superficie solo se ha realizado un inventario forestal a nivel de reconocimiento, en 50.085 ha., que representa el 3,30%, registra 81 especies forestales y un volumen de 50.22 m3/ha, de los cuales tiene un volumen actual aprovechable de 25,01 m3/ha, y un volumen potencial de 25,21 m3/ha.

Las especies forestales que existen pueden sobrepasar los 25 metros de altura, entre las que se encuentran están: Pino negro, Pino Blanco, Cedro, Nogal, Laurel y varias especies (generos Ocotea y Nectranda), tajibo.

Esta área ha sido otorgada como Concesión Forestal con fines de investigación a la Universidad Autónoma Gabriel René Moreno.

 Cobertura y Uso actual del suelo

Uno de los departamentos del país con mejor y mayor cobertura vegetal boscosa  en los suelos es el departamento de Santa Cruz. De allí su amplio potencial forestal en sus diferentes subregiones y provincias.

 Cobertura y uso actual del suelo departamento de Santa Cruz.

 

TIPO DE COBERTURA

PORCENTAJE (%)

Boscosa

70

matorrales y vegetación dispersa

21

vegetación cultivada

6

vegetación acuática, eriales, cuerpos de agua y otros

3

TOTAL

100

Fuente: Memoria Explicativa mapa de cobertura y uso actual de la tierra Departamento de Santa Cruz (Superintendencia Agraria, 2001). PDDES, 2005.

 Clases de derechos forestales

 El Articulo 28 de la Ley Forestal establece tres tipos de derechos de utilización forestal: 

  1. Concesión forestal en tierras fiscales
  2. Autorización de aprovechamiento en tierras de propiedad privada
  3. Permisos de desmontes

¿Que es una Concesión Forestal?

El Artículo 29 de la Ley Forestal 1700, establece que la Concesión Forestal es el acto administrativo por el cual Superintendencia Forestal ahora ABT, otorga a personas individuales o colectivas el derecho exclusivo de aprovechamiento de recursos forestales en un área específicamente delimitada de tierras fiscales. Se otorga por un plazo de 40 años prorrogable sucesivamente por el merito de las evidencias de cumplimiento acreditadas por las auditorias forestales. 

¿Autorización de Aprovechamiento Forestal?

El Artículo 32 de la Ley Forestal 1700, establece que los propietarios de las tierras ya sean indígenas, campesinos o propiedades privadas pueden realizar el aprovechamiento de los bosques que se encuentran dentro de su área a través de autorizaciones de aprovechamiento emitidas por la Superintendencia Forestal ahora ABT.

Comunidad indígena o pueblo indígena en Tierras Comunitarias de Origen (TCO)

Mediante la Ley 1257 se garantiza a los pueblos indígenas la exclusividad en el aprovechamiento forestal en las tierras que tradicionalmente ocupan, reconociéndolos como Territorios Comunitarios de Origen. Siendo el área intervenida anualmente sujeta al pago de patente de aprovechamiento forestal mínimo.

Propietarios Privados

Los propietarios privados son personas civiles individuales o colectivas que obtienen derechos de aprovechamiento forestal en predios de su propiedad privada o fundios obtenidos por dotación en colonización o reforma agraria (títulos mancomunados), este sector se ha incrementado en superficie y en la actualidad ocupa el primer lugar como fuente de materia prima para el sector forestal en el mercado local.

Empresas Forestales

Las concesiones forestales a empresas madereras fueron el motor de inicio para la implementación del nuevo régimen forestal, tanto por ser actores económicos importantes, como por tener de alguna manera una integración vertical bosque-industria, permitiendo la activación de otros actores, sean comunidades campesinas y/o indígenas, propietarios privados y ASL, ya que la mayoría de ellos consiguieron el derecho, acceso al uso y aprovechamiento del bosque y necesitaban vender la materia prima, es decir las troncas a centros de transformación primaria y/o secundarias, siendo las empresas concesionarias las que activaron estas relaciones.

Por otra parte a partir de la aplicación de la Ley forestal, el área ostentada por las empresas se ha reducido drásticamente, debido a dos factores principales: el pago de las patentes relacionado con el tamaño del área y la obligación de la implementación del plan de manejo, censo forestal y otras exigencias, lo que motivo a la devolución de áreas por parte de las empresas.

También existieron limitaciones del mercado por parte de los productores en la comercialización de especies menos conocidas, la falta de competitividad de la industria forestal boliviana en el mercado internacional, agravado por el reducido mercado doméstico, conflictos con comunidades campesinas o indígenas por reclamos de propiedad, sobre posiciones territoriales con la concesión e invasiones.

Las empresas forestales que se encuentran actualmente operando en el Departamento suman en total 44, conformadas por industrias forestales, aserraderos, barracas, compañías industriales, empresas de productos primarios, empresas de productos secundarios, empresas comerciales, empresas exportadoras y empresas certificadas,  que realizan el aprovechamiento forestal en forma activa año tras año.

Concesión de Bosques Experimentales

Concesión forestal en tierras fiscales con fines de Investigación

El Estado concedió a la UAGRM tres Bosques Experimentales para desarrollar la investigación forestal:

Bosque Experimental Elías Meneses(BEEN) que se encuentra dentro de la Reserva Forestal EL Chore municipio de Yapacani, con una superficie de 113.526 ha.

 Bosque Experimental San Miguel(BESM) localizado en el municipio de San Miguel con una superficie de 110.160 ha.

 Bosque Experimental Postrervalle(BEPV)localizado en los municipios de Vallegrande y Postrervalle con una superficie de 50.085 ha.

Actualmente son solo dos los Bosques Experimentales: El Bosque Experimental Elías Meneses y el de Postrervalle.

  1. Contratos de Aprovechamiento

Industrias Madereras

Dos son la empresas que tienen contrato de aprovechamiento forestal en tierras fiscales unas es el Aserradero Don Victor en el área del  municipio de  Urubicha y Concepción con una superficie de 113.400 has. Y el otro es la Industria Maderera San Antonio en el municipio de Yapacani con una superficie total de 112000 has.

¿Áreas Forestales de Reserva Municipal?

El Articulo 25 de la Ley Forestal establece que es atribución del municipio, proponer al Ministerio de Desarrollo Sostenible, la delimitación de Áreas Forestales Municipales (AFRM) por el 20% del total de tierras fiscales de producción forestal permanente de cada jurisdicción municipal, destinadas a otorgar a Agrupaciones Sociales del Lugar (ASL).

Las AFRM son la base para la conformación de las ASL, sin la existencia de estas no tendría sentido hablar de ASL.

El municipio a través de su Unidad Forestal Municipal (UFM), deberá recurrir a toda información disponible para determinar e identificar su AFRM.

¿Asociaciones Sociales del Lugar?

Las Agrupaciones Sociales del Lugar son colectividades de personas con personalidad jurídica o que la adquieren para tal efecto, conformadas por usuarios tradicionales, comunidades campesinas, pueblos indígenas y otros usuarios del lugar que utilizan los recursos forestales dentro de la jurisdicción municipal, constituidos y calificados conforme a la Ley Forestal y su Reglamento para ser beneficiarios de concesiones en las áreas destinadas para tal fin.

Las ASL solo se forman y existen con el fin de que sus miembros en conjunto se incorporen de manera legal y formal al proceso de aprovechamiento forestal (maderable y no maderable). (Griffits, 2.000)

Están conformadas por un número mínimo de 20 integrantes, a quienes la Superintendencia Forestal les otorga una concesión forestal, si acreditan ser madereros y haber vivido por un período mínimo de 5 años en el Municipio.

Plan de Manejo

Ley Forestal Articulo 27° El Plan de manejo es un requerimiento esencial para todo tipo de utilización forestal, es requisito indispensable para el ejercicio legal de las actividades forestales, forma parte integrante de la resolución de concesión, autorización o permiso de desmonte y su cumplimiento es obligatorio. Solo se pueden utilizar los recursos que son materia del Plan de Manejo.

El Plan de Manejo, es un documento de administración  donde se fijan directrices para el manejo del bosque:

Describe las características biofísicas del área

Se definen objetivos

Nos indica cuanta madera hay, cuanto se puede extraer sosteniblemente, como hacerlo y que vamos hacer para reponer lo extraído

Nos ayuda a tomar decisiones para el manejo del bosque

Se define las áreas productivas y las de protección

Nos indica si es o no rentable el manejo del bosque

Inventario Forestal

Es el levantamiento de datos de un área boscosa (se toman datos de muestras) para saber que especies de árboles tenemos, que cantidad y donde están ubicados.

El objetivo principal de un inventario forestal es para conocer cuánto de madera y otros productos existe en un área, establecer las características topográficas del área de trabajo y tomar decisiones sobre el manejo, aprovechamiento, tratamientos,  a partir de ciertas variables como: N/ha, AB/ha, V/ha etc. 

Plan General de Manejo Forestal

Con la información del Inventario Forestal se puede ahora establecer la mejor manera de administrar los recursos “que  tenemos” considerando nuestra realidad económica y social. En otras palabras, esto, escrito en un documento es el Plan de Manejo Forestal. 

Censos Forestales

Es el inventario al 100% de todos los árboles comerciales mayores al DMC.  En este se deben marcar los  árboles a cortar (80%) y semilleros (20%), esto se realiza en el ÁAA.

Plan Operativo Anual Forestal (POAF)

Es un documento que se elabora con base en los datos del Censo Forestal, comúnmente se denomina POAF, y contiene información precisa respecto a:

  • Dónde vamos a realizar el aprovechamiento
  • Cuánto de volumen y qué especies vamos a aprovechar
  • Qué áreas son de protección
  • Con qué equipos y herramientas se realizará la apertura de caminos, rodeos, extracción, transporte, etc.
  • Cronograma de actividades
  • Etc.

Atención en horario continuo: lunes a viernes de 8:00 a 16:00 Telf 3636001
Av. Omar Chávez Ortíz Esq. Pozo. NIT 176634026
2018 © Gobierno Autónomo Departamental de Santa Cruz. Todos los derechos reservados | Condiciones de uso y Políticas de Privacidad