A+ | A- | Contraste       pdf

Gobernación envía equipo técnico para evaluar afectaciones en Cuevo y Lagunillas

Santa Cruz, 04 de enero 2019.-  El rebalse de quebradas y atajados, producto de las intensas lluvias, provocó afectaciones en los municipios de Cuevo y Lagunillas, dejando como resultado cerca de 600 familias afectadas. Personal técnico del Gobierno Departamental colabora en el levantamiento de datos de los daños causados, para que los municipios gestionen su declaratoria de emergencia.

“Estamos apoyando con personal para hacer la evaluación de los daños de tal manera que ellos (municipios) puedan realizar su declaratoria de emergencia para atender con sus propios recursos la emergencia. En caso de ser rebasada su capacidad, tienen que declararse en desastre, para que el gobierno departamental atienda sus requerimientos que tengan, esto según normativa”, indicó Juan Carlos Ibáñez, director de Riesgo de la Gobernación.

Datos preliminares dan cuenta que, en  el municipio de Cuevo, fueron afectadas las comunidades Mandiyuti y El Arenal, donde el rebalse de quebradas y atajados, provocaron el derrumbe de seis viviendas y perjuicio de alrededor  80% en el sector agropecuario. Mientras que en Lagunillas, se registran 28 comunidades siendo las más afectadas Irenda, Ipati, Potrerillos, Los Pozos, Villarcito, Aratical; se derrumbaron diez viviendas, hay afectación de 600 hectáreas de cultivos de maíz y maní, y una cuantificación de animales muertos de 200 entre cerdos, gallinas, patos y terneros.

Ante el período de lluvias, en estos meses, la autoridad exhortó a los municipios reforzar sus unidades de gestión de riesgo para que briden una atención directa e inmediata, puesto que cada uno de ellos conoce las áreas críticas. “Están en el tiempo propicio para programar en sus POAS una organización compacta, más asistida, en sus unidades  de gestión de riego”, remarcó.

VER MÁS FOTOS